La Asamblea Departamental de La Paz prevé la aprobación del uso del dióxido de cloro - TVU

La Asamblea Legislativa Departamental de La Paz podría aprobar un proyecto de ley para el uso de dióxido de cloro en pacientes contagiados con el nuevo coronavirus en caso de que no lo haga el Gobierno central.

El anuncio lo hizo la presidente de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas, Fabiola Almanza, quien destacó el hecho de que la Gobernación de La Paz haya tomado en cuenta la iniciativa de la Asamblea Departamental para que se inicien investigaciones para el uso del dióxido de cloro como alternativa al tratamiento de pacientes con COVID-19 en el departamento de La Paz.

En la minuta enviada a la Gobernación de La Paz por la Asamblea también se exige al Gobierno central que deje de rechazar el uso de esta sustancia química y desista de mercantilizar la salud.

Almanza recordó que la Asamblea Departamental de La Paz tiene la potestad de sancionar leyes cuando el Gobierno central se niegue a hacerlo, debido a su autonomía.

“Si el nivel central del gobierno se niega a la utilización del dióxido de cloro, vamos a elaborar en los próximos días un proyecto de Ley, que irá sustentado paralelamente con el estudio del Comité Científico del Sedes (Servicio Departamental de Salud de La Paz) y la experiencia empírica de pacientes recuperados en el municipio de Colquiri y en diferentes municipios en Bolivia”, manifestó.

La asambleísta aclaró que la utilización del dióxido de cloro no puede comprarse de manera directa y que “debe ser administrada por el Gobierno municipal a través de sus centros de salud y el Gobierno departamental con la adquisición vía presupuesto departamental y a través de su Sedes”. “Finalmente es el familiar quien autoriza el uso de este elemento en el paciente con COVID”, aclaró Fabiola Almanza.

La Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) advirtió de los efectos adversos que causa en la salud la ingesta del dióxido de cloro si se lo utiliza como un supuesto tratamiento contra el coronavirus, y solicitó al Gobierno recursos económicos para realizar investigaciones sobre tratamientos alternativos.

“(El dióxido de cloro) es utilizado en el tratamiento de aguas residuales y como blanqueador de la pulpa de madera para la fabricación de papel. Es utilizado también para fumigar frutos como arándanos, fresas y otros, que desarrollan hongos y levaduras”, se lee en el pronunciamiento del Departamento de Investigación y Posgrado de la UMSA.

En el documento se indica que se debe tomar en cuenta que el dióxido de cloro no es un fármaco, ya que actúa como un “activante oxidativo”. Además, advierte que produce reacciones adversas al organismo, como nauseas, vómitos, incluso afecciones cardiacas y respiratorias.

La UMSA, en su comunicado, remarca que diversas agencias internacionales de salud emitieron alertas donde indican que no existen antecedentes científicos que avalen las condiciones preventivas o curativas eficaces del dióxido de cloro, “por el contrario su uso representa un serio riesgo para la salud de las personas”.

Hace dos semanas, el Ministerio de Salud alertó sobre los riesgos de usar el químico en pacientes del nuevo coronavirus. En un comunicado aclaró “que no existen evidencia científica que respalde su uso contra el COVID-19”.

En las últimas semanas aparecieron personas y hasta periodistas explicando las presuntas bondades del elemento.

(05/07/2020)

Fecha de Publicación: 06 jul 2020