UMSA: Cuarentena y distanciamiento están desacelerando el crecimiento del COVID-19 - TVU

NOTA DE PRENSA
La Paz, 07 abril de 2020

UMSA: Cuarentena y distanciamiento están

desacelerando el crecimiento del COVID-19

  • El COE presentó resultados del análisis,  proyecciones, retos y desafíos de la emergencia sanitaria.
  • Estima que la pandemia persistirá, al menos, durante los próximos nueve meses.  
  • El distanciamiento social está funcionando, y el virus se está transmitiendo más lentamente en el país.
  • La actual incidencia de casos se duplicará en 12 días, por lo que el Estado debe comenzar a planificar mayores medidas de distanciamiento.

La Paz, 07 abril de 2020 (COE/UMSA).- Por el momento, el crecimiento exponencial de casos de coronavirus en Bolivia presenta una desaceleración, por cuanto la cuarentena nacional y el distanciamiento entre individuos, como pilares graníticos de la lucha contra ese mal, está funcionando; aunque se estima que, en los próximos 12 días, la incidencia de contagios se duplicará, según los primeros resultados del proceso de monitoreo, análisis y evaluación realizado por el equipo interdisciplinario del Comité Operativo de Emergencia (COE) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).  

Sobre el particular, el rector de la UMSA Javier Peñaranda, y un equipo de investigadores integrado por el Ph.D. Rene Soria, Docente de postgrado Faculta de Medicina, Dra. Ángela Alanes Fernández, Coordinadora CEO-UMSA, Jefa Dpto. Salud Publica Faculta de Medicina, Dr. Walter Montaño, Decano Facultad Farmacia y Bioquímica y Lic. Rolando Paz, Jefe Bienestar Social, en conferencia de prensa, dieron a conocer, lo siguiente:  

“En este momento de emergencia nacional provocada por el COVID19, y con la finalidad de salvaguardar la salud y vida de los bolivianos, las instituciones nacionales, departamentales, locales e institucionales públicas y privadas estamos realizando esfuerzos gigantescos con el fin de sostener un sistema en salud abandonado por años.

Las lecciones experimentadas en otras naciones azotadas por este virus nos enseñan que el distanciamiento social y la cuarentena constituyen los pilares graníticos que ayudan a controlar, mitigar y disminuir la transmisibilidad de este mal entre individuos, el colapso del sistema de salud y de bioseguridad a nivel de infraestructura, equipamiento y recursos humanos médicos, militares, policiales y voluntarios que arriesgan su integridad extremando esfuerzos.   

El equipo médico científico multidisciplinario de la UMSA, sobre la base de un análisis situacional y la información internacional disponible, está en condiciones de señalar que esta pandemia persistirá, al menos, durante los próximos meses de 2020.

Debido a la gravedad de la situación problemática, es necesario que la población boliviana comprenda que las medidas que implica la cuarentena tienen el objetivo estratégico de salvar la mayor cantidad de vidas posible y, entre otros factores, fortalecer nuestros sistemas hospitalarios.     

Desde febrero de esta gestión, el Comité Operativo de Emergencia (COE-UMSA) ha diseñado políticas, estrategias y líneas de trabajo sustentadas en información científica, investigación rigurosa, datos veraz y permanentemente actualizados; análisis económico, socio contextual, proyecciones epidemiológicas y estadísticas sobre este mal que preocupa profundamente.

En ese sentido, la UMSA deja a disposición de la ciudadanía y de las instituciones pertinentes la siguiente información de monitoreo, análisis y evaluación, que es el resultado del seguimiento detallado de la curva epidemiológica a nivel nacional y departamental:

  1. Al inicio de la cuarentena estricta (22 de marzo), la transmisibilidad del virus, medida a través del número reproductivo básico (R0), a nivel nacional, se encontraba en 1.81. Sin ninguna medida de cuarentena, este número oscila entre 2-2.5. ¿Qué significa? Que por cada persona que contrae la enfermedad, sin distanciamiento social, ésta transmite el virus a 2-3 personas. Estimamos que nuestro nivel de contagio inferior de 1.81 se debía a la cuarentena parcial que tuvimos antes del 23 de marzo. En otras palabras, el distanciamiento social está funcionando, y el virus se está transmitiendo más lentamente en el país.
  2. Sin embargo, para algunas personas, ver cómo los casos aumentan mientras estamos en cuarentena puede parecer desesperanzador, o que esta medida aparentemente no funciona. ¡No debería ser así! Este nuevo virus es invisible al principio. Según estimaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) a una persona infectada le toma entre 2 a 12 días empezar a presentar sintomatología. Después de que los síntomas se manifiestan, puede tomar más de una semana para que esa persona sea “elegible” para recibir una prueba diagnóstica (pero con los actuales criterios del Ministerio, muchísimas personas que deberían serlo, no lo son). Para aquellos que, si reciben la prueba, puede tomar casi una semana para recibir la confirmación. Por ello, cada prueba positiva de hoy refleja la infección que ocurrió, en promedio, alrededor de tres semanas atrás, cuando las medidas de distanciamiento social aún no eran estrictas. Por ello, tendremos que esperar entre 2-3 semanas (tenemos una semana más). Por ello, el 15 de abril aproximadamente recién tendremos una idea más completa del efecto de la cuarentena.
  3. En otras palabras, una vez que aplicamos la cuarentena estricta, esperamos que la situación empeore antes de que mejore. Y debido a ello, debemos explicar a la población sobre la historia natural de esta enfermedad.
  4. El crecimiento exponencial de los casos, que es el tiempo requerido para que el número de casos se duplique (que sucede cuando no hay ninguna medida de distanciamiento social), se está desacelerando a nivel nacional. Por ejemplo, se necesitaron 3 días (entre marzo 25, y marzo 28) para que los casos se dupliquen, pero se necesitaron 8 días (entre marzo 28 y abril 4) para que se dupliquen de nuevo. 
  1. Para que una pandemia se estabilice, necesitamos llegar a R0=1. En ese escenario, persona que necesita una cama hospitalaria la consigue, porque una persona está siendo dada de alta (al sistema de salud le alcanza la infraestructura instalada). Como ven, estamos aún por encima de 1, lo que significa que las medidas de distanciamiento social serán necesarias hasta que suceda una de dos cosas: a) que más del 70% de las personas circulando en el país sean “sobrevivientes” de la infección, o que toda la población reciba una vacuna específica contra el COVID-19. Sin embargo, en el mejor de los casos, tendremos una vacuna en 12-18 meses; mientras tanto, habrá que ganar tiempo.
  2. Hasta el 6 de abril, el nivel de contagio a nivel nacional se encontraba en 1.38 (sigue bajando), lo cual es una buena noticia. Una recomendación internacional para levantar la cuarentena estricta sugiere que una vez que el tiempo que le tome al virus para duplicar los casos sea mayor a 10 días, significa que la transmisibilidad se encuentra en niveles manejables.

Estimamos que la actual incidencia de casos se duplicará en 12 días, por lo que el Estado debe comenzar a planificar medidas de distanciamiento más moderados.

  1. Para el caso particular de La Paz, el nivel de transmisibilidad se encuentra por encima que la media nacional (1.64), lo que hace estimar que al menos estará una semana más en elevación, para empezar a estabilizarse luego. Cochabamba se encuentra en una similar situación (1.55).
  2. Hasta el 6 de abril, Santa Cruz presentaba un nivel de transmisibilidad menor que a nivel nacional (1.32), lo que hace suponer que se encuentra en la etapa de meseta.
  3. Estas estimaciones son directamente proporcionales a los comportamientos de distanciamiento social que tengamos, por lo que el aplanamiento de la curva está en poder de nuestras acciones colectivas.
  4. Entendiendo que el 81% de la población que contraiga el virus no padecerá síntomas, o estos serán leves, no podemos seguir estigmatizando ni al personal de salud ni a los pocos pacientes que requieren monitoreo hospitalario. Este virus no es de los más letales, pero si es muy transmisible.
  5. La UMSA se encuentra elaborando un segundo documento, que ofrecerá sugerencias de estrategias para ir levantando la cuarentena escalonadamente, siempre con la intención de equilibrar la seguridad de los grupos vulnerables, y ofrecer alternativas para que las consecuencias económicas no sean desproporcionadas”.

 

Fecha de Publicación: 08 abr 2020